Temor en sectores del PP ante la posibilidad de que Feijóo se quede en Galicia

0
205

Asustados. Nerviosos. Y sin ninguna certeza de qué sucederá en el Congreso Extraordinario de julio. El PP, acostumbrado al presidencialismo, no acaba de saber cómo debe comportarse en la búsqueda de un nuevo liderazgo. El partido es un gallinero a oscuras. Una suma de voces descontroladas, a la espera de que alguien marque el camino.

El lunes se abre el plazo de presentación de candidatos a la presidencia del PP, en sustitución de Mariano Rajoy, sin que nadie tenga ninguna seguridad de quien se presentará. Ayer por la tarde el aspirante que más consenso despierta en el PP, Alberto Núñez Feijóo, no tenía una decisión «tomada», según aseguran fuentes populares. El hecho de verse obligado a romper su promesa de que permanecería en Galicia hasta 2020 y los cambios en su vida personal (fue padre hace poco) han provocado que su reflexión se esté demorando más de lo previsto.

Las dudas de Feijóo preocupan a una parte del PP aunque se resisten a asumir que pueda decir que no y permanecer al frente de la Xunta. «Al 90% que se presenta», señalan dirigentes en contacto con el PP gallego.

Pero a la espera del dirigente gallego se sigue insistiendo en la candidatura de Soraya Saénz de Santamaría. Ayer, uno de sus principales defensores, el presidente del PP vasco, Alfonso Alonso, aseguró en Radio Euskadi, que el partido «necesita una renovación muy profunda» y que la ex vicepresidenta puede personalizarla. «Absolutamente, claro que puede significar renovación», dijo sobre las posibilidades de que opte a la presidencia del partido.

Estas palabras se interpretaron ayer como una prueba de que su candidatura va en serio. De hecho, fuentes del partido explican que Sáenz de Santamaría, al igual que le sucede a Feijóo, está pendiente también de tomar una «decisión personal». Después de que personas de su entorno hayan sondeado con que apoyo territorial podrían contar, el bloque en torno a ella piensa que en urna abierta (ya no hay dedazo y por primera vez votan los militantes y los compromisarios) tiene posibilidades. Aunque, explican, ella teme que presentarse provoque una reacción entre sus adversarios e intenten desprestigiar su figura. José Manuel García Margallo, ex ministro de Exteriores, ha empezado ha recoger avales en la provincia de Alicante sólo para ir en contra de Santamaría si ella se presenta.

Al margen de cuitas personales, un dirigente territorial sostenía ayer que la oportunidad de la ex vicepresidenta es que es mujer, de 47 años, y tanto su género como su edad se perciben internamente como una ventaja para ser candidata a la presidencia del Gobierno en competición con Albert Rivera, Pedro Sánchez o Pablo Iglesias.

Este es su principal valor. A Feijóo, según las mismas fuentes, se le reconoce mayor capacidad política y conocimiento del partido. Además ella es diputada y él no. En definitiva que él podría ser un gran presidente del PP y ella una gran candidata sino fuera porque los Estatutos de la formación establecen que deben ser la misma persona.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here