¿Cuáles son las regiones con más riesgo ante el paro armado del Eln?

0
317

El pasado lunes por medio de un comunicado en sus redes sociales, el último grupo armado que mantiene en territorio colombiano como el ELN manifestó que tendría un paro armado de 72 horas, a partir de este viernes 14 de febrero. En el manifiesto, el guerrillero Uriel indicó que era importante acatar la orden de no movilizarse por las rutas de transporte durante las horas de paro “Ser prudente y mantenerse en sus viviendas evitará lamentar consecuencias” decía el mensaje.

Por su parte las fuerzas militares y de policía se pusieron en alerta ante el anuncio y el ministro de Defensa, Carlos Holmes Trujillo manifestó que todas las unidades del país están en máximo grado de alerta para atender cualquier requerimiento de protección en la ciudadanía, sin embargo, también enfatizó en que no caerían en los juegos del grupo armado

“Estos criminales son pueden venir a chantajear al gobierno con terrorismo y ataques a la población civil y a la infraestructura, no vamos a permitir que restrinjan la movilidad de las poblaciones” indicó Holmes.

Actualmente, esta guerrilla tiene presencia con cuatro frentes de guerra, es decir, tropa armada, en algunas subregiones de ocho departamentos y es ahí donde podría existir algún tipo de riesgo de alguna acción violenta, según lo estipula la Inteligencia Militar y de Policía, de esta manera, el ministerio de Defensa sostiene que no deberían dejarse amedrantar aquellas ciudades y regiones donde el ELN no tiene presencia y no tiene capacidad para cometer ataques.

Regiones con más riesgos

Norte de Santander, específicamente la región de Catatumbo, y Arauca, son las dos zonas del país en donde el paro armado del Eln representa una mayor amenaza para la población civil, infraestructura del Estado y la Fuerza Pública.

En esas zonas están los frentes de guerra Oriental y Nororiental, cuyo accionar delictivo se ha caracterizado por el ataque al oleoducto Caño Limón Coveñas que desde 1986 a la fecha, ha sufrido más de 1.500 atentados según datos de Ecopetrol; emboscadas al Ejército, hostigamientos a estaciones de Policía o puestos militares en centros poblados, secuestros de ciudadanos, entre otros.

Además, en el Catatumbo se vive una situación particular por la presencia del Epl, que hace dos años está en guerra con el Eln y que también anunció, desde ayer, un paro armado indefinido. Esta situación ha generado hacinamiento en poblaciones como Hacarí, San Calixto y Teorama.

En una carta enviada al presidente Iván Duque, al gobernador de Norte de Santander, Silvano Serrano y a los comandantes del Eln y Epl, el director de la Red Departamental de Defensores de Derechos Humanos, Enrique Pertuz, hizo un llamado para que “cesen los enfrentamientos armados y se establezcan protocolos de respeto, convivencia y garantías a la integridad de los pobladores de la región”.

Por su parte la alcaldesa de Bogotá Claudia López anunció un plan candado con el objetivo de limitar el ingreso a la ciudad y bloquear las actividades sospechosas.

“Duerman tranquilos, no hay ninguna razón para tener pánico frente a las declaraciones que ha hecho el ELN, tenemos información muy confiable y precisa de inteligencia que nos permite saber exactamente qué medidas debemos tomar” afirmó la alcaldesa.

En Antioquia, a pesar del reciente atentado a una torre de energía en zona rural de Medellín hace una semana, el general Juan Carlos Ramírez, comandante de la Séptima División del Ejercito afirmo que la alerta máxima es para “anticipar cualquier acción”

En Medellín y el Área Metropolitana, tanto la Policía como el Ejército mantienen trabajos de inteligencia para prevenir cualquier eventualidad. A esto se le suma el anuncio de un refuerzo de 80 soldados para la vigilancia rural de la ciudad.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here